Admira la belleza de los Cerros y Catedrales de Barranquilla

Los Cerros y Catedrales de Barranquilla te impactarán con su belleza. Cuando se habla de las principales catedrales de esta ciudad, debemos siempre empezar por la Catedral Metropolitana “María Reina y Auxiliadora de Barranquilla, una obra moderna que empezó a construirse en 1953, diseñada por el arquitecto italiano Angelo Mazzoni de Grande, ubicada en el punto cero de la ciudad. Después de 27 años, abriría sus puertas al público, dejándolo disfrutar no solo del ambiente recogido y del espacio para el culto y el sagrario que allí se encuentra, sino de obras escultóricas de gran importancia.  

Entre las joyas que podrás encontrar dentro de la Catedral, la primera que llamará tu atención será la obra del maestro Rodrigo Arenas Betancourt, un enorme Cristo cargado de simbología que parece flotar sobre el altar. Realizado en homenaje a Cristo Libertador Latinoamericano, esta obra escultórica en bronce tiene un peso de dieciséis toneladas y mide dieciséis metros de alto por siete metros de ancho.  
 

Catedral Metropolitana María Reina de Barranquilla - Los Cerros y Catedrales de Barranquilla
Foto Cortesía: Alcaldía de Barranquilla


Bajo el Cristo se encuentra el altar de mármol que tiene una placa de bronce en la que se hace referencia a la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles. Enmarcando el altar, -a cada lado- aparecen dos grandes mosaicos, el de María Reina, a quien está dedicada la Catedral, y el de San José, Patrono y protector de la Sagrada Familia y de la Iglesia. La Capilla del Sagrario contiene el tesoro más preciado de la Catedral, el sagrario de mármol. Enormes vitrales que componen la fachada son atravesados por los rayos del sol caribeño creando una atmósfera única. 

Las composiciones de vidrios de colores intensos representan los siete sacramentos de la Iglesia Católica. Esta enorme construcción capaz de albergar a cuatro mil personas está situada en la calle 53 con calle 46 sobre la plaza de la Paz, y fue visitada en el año de 1986 por el Papa Juan Pablo II. 

Cerros únicos solo en Barranquilla

En los alrededores de Barranquilla hay algunos cerros que vale la pena visitar. En primer lugar te sugerimos visitar en Usiacurí, un pintoresco pueblo montañoso de tradición artesanal que fue descubierto en 1.533, la Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, un hermoso templo que hace que la población sea catalogada como “El pesebre del Atlántico”. En Puerto Colombia, también a corta distancia de Barranquilla, se encuentra el cerro de Cupino que hace parte de la Serranía de Piojo. Allí podrás tomar fotografías y aprender a practicar el parapente. 

El volcán del Totumo es un destino que tiene un gran atractivo turístico. Es un monumento natural de quince metros de altura, que cuenta con un cráter de tres metros, y es uno de los pocos volcanes del mundo que está abierto con su lodo sanador para recibir a los viajeros. 
 

El volcán del Totumo de Santa Catalina - Los Cerros y Catedrales de Barranquilla
Foto: Volcán del Totumo Cortesia: ProColombia


Este lodo terapeútico rico en minerales como el hierro, el yodo y el potasio,  es ideal para aliviar problemas de mala circulación e inflamaciones. Después de este baño terapeútico, y de disfrutar la vista que ofrece el lugar, puedes bajar las escaleras del volcán e irte a lavar a las aguas de la ciénaga del Totumo, donde quedarás limpio de los barros sanadores al tiempo que disfrutas de la maravilla ecológica de la ciénaga.

A este atractivo natural puedes llegar desde Barranquilla o desde Cartagena y de paso puedes visitar el mar rojo de Galerazamba. 

Los Cerros y Catedrales de Barranquilla son una actividad que te sorprenderá, donde podrás ver toda la majestuosidad de los mismos.