Las islas de Providencia y Santa Catalina, en el caribe colombiano, conservan las tradiciones de sus primeros habitantes, ¡Conócelas!

 

Las playas del caribe colombiano son reconocidas a nivel mundial por su belleza y la calidez de sus aguas. Dentro de esta increíble colección de lugares para descansar, tomar el sol y estar en contacto con el mar, se encuentran las islas de Providencia y Santa Catalina, dos pequeñas islas que suman un área de 18 kilómetros cuadrados.

 

Estas dos islas se han convertido en el destino preferido de aquellas personas que quieren olvidarse y desconectarse del resto del mundo y pasar unos días en una armoniosa convivencia de la naturaleza.

Mujer en la playa

Los hoteles son, en su mayoría, cabañas en la playa con los servicios básicos y con una envidiable y privilegiada vista al Mar de los Siete Colores. También existe la opción de alojarse en posadas de las personas nativas, quienes han adecuado espacios de sus hogares para recibir a los turistas y permitirles vivir una experiencia inolvidable.

 

Uno de los grandes atractivos de las islas de Providencia y Santa Catalina es la ausencia de grandes cadenas de hoteles, pues es objetivo de sus pobladores mantener y conservar los ecosistemas y el ambiente tranquilo de su territorio.

Providencia
Providencia

La naturaleza: gran protagonista

 

Las islas de Providencia y Santa Catalina son hogar de especies animales y vegetales silvestres que llaman la atención de quienes visitan el archipiélago. Gracias al trabajo de conservación y a la preocupación de los habitantes por mantener los ecosistemas de la región, las islas son el escenario perfecto para disfrutar de caminatas ecológicas, tardes de buceo y avistamiento de aves.

 

Providencia cuenta dentro de su territorio con el Parque Nacional Natural Mc Bean Lagoon, una reserva natural mayormente marina en la que se encuentra la segunda barrera de arrecifes más grande del mundo en la que habitan miles de especies de algas, peces y moluscos. En esta zona es común la práctica de snorkeling que es controlada por los guardaparques.

 

En la parte continental del Parque Nacional es posible realizar caminatas ecológicas en las que se pueden apreciar gran variedad de plantas y realizar avistamiento de aves endémicas y migratorias.

 

Para disfrutar de una vista inolvidable del Mar de los Siete Colores se recomienda visitar la reserva natural El Pico, el punto más alto de Providencia (360 msnm) y desde el que se puede tener una panorámica completa del mar, las playas y la barrera coralina del Parque Natural Mc Bean. La caminata hasta la parte superior toma aproximadamente 3 horas y se recomienda realizarla en horas de la mañana para disfrutar mejor de los paisajes.

 

Conociendo la cultura raizal

 

El pueblo raizal habita las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina desde tiempos de la colonia. Sus integrantes se han preocupado por conservar su cultura, sus tradiciones y su legado. El mejor lugar para conocer más de ello es, sin duda, las islas de Providencia y Santa Catalina.

 

Allí, los nativos hablan creole sanandresano, practican la religión bautista y mantienen estrechos lazos con las poblaciones de las Antillas que se ven reflejados en su música, su gastronomía y la arquitectura de sus edificaciones.

 

Al pasar unos días en estas islas podrás conocer más a fondo sus costumbres y dejarte contagiar por su alegría y amor por la naturaleza. Anímate a visitarlas y a desconectarte del mundo en el paraíso caribeño de Colombia.

Providencia
Providencia