Aves migratorias que durante el invierno viajan desde Norteamérica en busca de buen clima y turistas de todo el mundo encuentran en la Reserva Natural Laguna de Sonso, 10 km al suroccidente de Buga, un sitio apacible moldeado por el río Cauca que cuenta con una torre de observación de 10 m de altura. El 90% de esta reserva natural, que mide 2.450 ha, está en zonas húmedas.