Una casona construida por los héroes de la Independencia Miguel y Francisco Cabal Barona, a finales del siglo XVIII, es un tesoro que vale la pena buscar en Cali. La casa arzobispal tiene fuertes muros de adobe y techos de teja de barro. Con amplios corredores y un patio interior ancho, es la única casa de estilo colonial de dos plantas en la ciudad. En ella se alojó el Libertador Simón Bolívar en 1822.