Un lugar donde se está en contacto con la naturaleza es el Jardín Botánico Guillermo Piñeres, en Turbaco, que desde 1978 conserva la fauna y la flora del Caribe. Allí, en un espacio de ocho hectáreas – de las cuales una y media corresponden a bosque nativo-, se aprecian nacimientos de agua. Allí también hay un herbario que contiene 12.600 ejemplares, una gran variedad de orquídeas y árboles. Visite: http://www.jbgp.org.co/