El turismo también empieza a surgir como actividad económica importante ya que hace parte del Paisaje cultural cafetero, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011.

Dispone de hoteles y restaurantes para atender a los turistas. Esta región, a diferencia de la mayoría de Valle del Cauca, presenta una topografía montañosa con bosque tropical andino y una temperatura variable entre los 10 °C a 24 °C siendo favorable para la producción de café de alta calidad. Su cultura es formada por costumbres netamente paisas dejando evidencia de ello en las antiguas viviendas coloridas con balcones, marcos de madera en puertas y ventanas y techos en teja de barro.