Para ver el raudal de Jirijirimo (que en lengua indígena significa 'la cama de la anaconda') se vuela desde Mitú 179 km hacia el sur hasta al municipio de Taraira. Allí, el río Apaporis discurre tranquilamente hasta encontrar una serie de rocas que lo conducen con rapidez hasta una garganta. Lugar en el cual se forma una cascada que se puede observar sin darse cuenta del paso del tiempo.