El templo de San Andrés fue originalmente una ermita que se terminó de construir en 1591 a raíz de la erupción del volcán Galeras en 1580. Su nicho central guarda una imagen de La Dolorosa, foco de atención de los feligreses durante las procesiones de Semana Santa en Pasto. Esta iglesia pertenece al sector conocido como Rumipamba, vocablo quechua que significa ‘llanura de piedra’.