Frente a la catedral de Popayán es posible caminar en el Parque Caldas, una plaza fresca gracias a la sombra de los árboles en la que se rinde homenaje a la memoria de uno de los hijos más ilustres de la ciudad, el sabio Francisco José de Caldas. Fue creado inicialmente en 1537 como plaza de mercado y a su alrededor se levantan la Alcaldía Municipal y el Palacio de la Gobernación, entre otras edificaciones.