El trabajo del vaquero que alcanza a un novillo o toro apartado de la manada y lo derriba al agarrarlo por la cola se convirtió en espectáculo en los Llanos, en los departamentos de Meta, Casanare y Arauca, a mediados del siglo XX. De eso se trata el coleo, cuyo Encuentro Mundial se lleva a cabo cada año en la manga Benedicto Cely del parque Las Malocas, en Villavicencio, durante el segundo semestre.