La basílica de Nuestra Señora del Rosario, en el municipio de Sandoná, alberga una obra excepcional tallada en madera, el ‘Cristo crucificado’, una imagen del Señor de los Milagros que mide 6,50 m y fue elaborada por el maestro pastuso Alfonso Zambrano. La iglesia, de estilo gótico, tiene tres naves y cinco entradas, y en su construcción se usaron piedra sillar, plomo y cal.