Un buen lugar para apreciar una panorámica de Popayán es la capilla de Belén, ubicada en el cerro del mismo nombre. Fue construida en 1681 y hasta ella se sube por un camino de escaleras empedradas a lo largo del cual se levantan esculturas alusivas a las estaciones de la pasión de Cristo. Este santuario está dedicado al Santo Ecce Homo y alberga detalles de la sillería colonial típica española.