Los paisajes verdes que rodean la carretera que conduce a Tunja parecen sacados de la mezcla de colores de la paleta de un pintor. Estas tierras fértiles en las que abundan valles y montañas de ondulaciones suaves cobijan a Tunja, la capital del departamento de Boyacá. La ciudad fue fundada el 6 de agosto de 1539, un año después que Bogotá, sobre un poblado indígena muisca.