Colombia tiene un territorio diverso, rico en paisajes y climas diferentes, atractivo para los viajeros a los que les gusta la variedad, la aventura y la buena gastronomía.

Sin embargo, la riqueza real del país se encuentra en su gente, en su cultura, y este contacto e intercambio cultural que nace entre locales y extranjeros es lo que más enamora a todos nuestros visitantes.

La cultura colombiana se ha forjado a lo largo del tiempo, a partir de las tradiciones de los pueblos indígenas que aún viven en el territorio nacional. Pero, también, soportada en la civilización europea que nos dejó la colonización. Y por supuesto, en la inmigración africana, de la que también hay poblaciones que guardan desde hace cientos de años sus costumbres ancestrales.

El colombiano es hijo de estas tres culturas, que se han desarrollado en las diferentes regiones de manera particular debido a la geografía, a la historia y a las condiciones y frutos de la tierra.

Tenemos la fortuna de contar con comunidades indígenas y afro colombianas que han logrado mantener vivo el espíritu de sus culturas, cuidando las tradiciones y costumbres de generación en generación. Visitar las regiones donde habitan, es una experiencia que nos ayuda a conocer el patrimonio material e inmaterial del país, al tiempo que nos permite descubrir los rasgos característicos de lo que realmente llevamos en nuestra sangre los colombianos.

Agencias especializadas que cuentan con iniciativas de turismo comunitario

Visitarlos ahora es posible con la ayuda de guías que pertenecen a las propias comunidades. Ellos mismos han abierto las puertas de sus pueblos, para que les conozcan y puedan generarse beneficios para su sostenibilidad. En un acto de generosidad, estos grupos étnicos quieren mostrar su sabiduría ancestral, sus conocimientos de la flora y la fauna, su aproximación a la sanación del cuerpo y del alma, su forma de vida auto sostenible, la gastronomía basada en productos orgánicos y sus expresiones artísticas y artesanales.

Esta actividad es ideal para quienes buscan una expedición que se aleje de los recorridos pasivos y tradicionales. La invitación a dichas colectividades acompañada de un experto de la etnia, surge desde una iniciativa propia, que busca promover su identidad cultural como pueblos originarios.

Además, al ser territorios típicamente apartados, sagrados y de difícil acceso, requieren de expertos que conozcan la mejor forma de recorrerlos.

Estas visitas aportan un intercambio cultural que enriquece a los visitantes y beneficia a las poblaciones visitadas, pues en muchas ocasiones, los invitados comparten, bajo los parámetros locales, diferentes soluciones a sus problemáticas.

Con cada viajero se fortalece la identidad a través del encuentro y se revitaliza la cultura, dando importancia a los saberes y tradiciones propias. Así mismo toma fuerza el valor universal de la tolerancia, en este planeta en el que cabemos todas las personas.

También te puede interesarPrimera parte de la ruta de Artesanías de Colombia: Región Caribe y Andina.

Regiones y etnias

Región Caribe

Indígena Kogui acompañando a una pareja en el Parque Tayrona en Santa Marta
Foto por ProColombia

Un indígena Kogui acompaña a una pareja en Santa Marta.

En Colombia, es posible visitar algunas comunidades indígenas como la Wayuú en La Guajira, el territorio que queda más al norte de América del Sur. Uribía, la “capital indígena colombiana”, es la población de quienes pertenecen a esta etnia. Allí te contarán sus historias, su aproximación al cosmos y te mostrarán como se tejen las hamacas y las mochilas coloridas representativas de esta comunidad.

Un poco más al sur, en la Sierra Nevada de Santa Marta viven los Kogui, los Wiwa y los Arhuacos, quienes te guiarán hacia “Ciudad Perdida”, el sitio sagrado en el que deberás pedir permiso para tomar fotografías, y en el que te recargarás de la energía del lugar al tiempo que te narran el origen de los pueblos de la tierra.

Estas visitas guiadas no solo se ofrecen en parajes alejados. Algunas ciudades cuentan con comunidades, como las afrodescendientes, que también tienen muchas historias para contar. Un ejemplo es Cartagena, en el barrio Getsemaní, donde los lugareños te mostrarán la historia de cómo llegaron sus antepasados a la ciudad colonial en barcos cargados de esclavos provenientes de África.

También te narrarán la historia de la creatividad de un pueblo que hizo lo imposible por preservar su identidad, una historia que no es ampliamente conocida, pues quienes escribieron sobre la época eran los europeos. Presentaciones de música, teatro, canto y danza, harán que te sumerjas en el sentir de un pueblo que desea ser reconocido por sus costumbres y tradiciones.

Otra sugerencia es ir a Palenque de San Basilio, el primer pueblo de esclavos libres del continente. Es una experiencia en la que los guías locales te llevarán a conocer los lugares emblemáticos de su historia; pero también te permitirán disfrutar de su gastronomía, con marcada influencia africana. En “Palenque” te conectarás con un pueblo alegre que te invita a vivir plenamente sus manifestaciones culturales.

Región Amazónica

Mujer indígena de la tribu Huitoto de la Amazonía colombiana con una canasta tradicional
Foto por PINZONOOB

Mujer indígena de la tribu Huitoto de la Amazonía colombiana con una canasta tradicional.

En el Vaupés te esperan los Tucanos, familia indígena a la que pertenecen más de veinte grupos étnicos que habitan entre los llanos del Orinoco y la selva del Amazonas.

De la mano de estas etnias conocerás lugares insospechados, como el raudal del Jijirimo y, además, podrás realizar avistamiento de aves por lugares llenos de vegetación espesa. Te mostrarán sus chagras, sus danzas tradicionales y te contarán de sus orígenes y de sus ancestros.

DescubreSegunda parte de la ruta de Artesanías de Colombia: Región Amazónica y Andina.

Región Pacífico

Los Guambianos y Nasa se encuentran en el Departamento del Cauca y son reconocidos por el conocimiento que tienen de la naturaleza y de sus poderes medicinales. Conocerás sus tradiciones y tendrás la posibilidad de admirar y comprar las hermosas artesanías y los frutos que se cultivan en sus territorios.

En todos estos lugares puedes participar de rituales relacionados con su espiritualidad y también de sus fiestas cargadas música y danza.

En Guapi se encuentra otra comunidad afro descendiente que, aunque tiene las mismas raíces, se desarrolló de manera diferente a la de Cartagena. Guiado por un local, es posible conocer mucho más que la parte exterior de un pueblo que se manifiesta en la música y el arte.

El pensamiento y desarrollo filosófico de esta cultura fraterna, llena de valores, se teje humanamente en una región rica en biodiversidad en la que el alimento que viene del río, del manglar y del mar, abunda.

Allí podrás conocer el Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que representan las “Cantaoras y sus Marimbas”. Son mujeres valientes que cantan en arrullos sus alegrías, penas y dolores, y todas aquellas cosas que nadie se atreve a decir abiertamente.

Vivir esta experiencia intercultural en la que puedes sumergirte en las culturas afro e indígena, cambiará tu perspectiva de la humanidad. Te recomendamos seguir las indicaciones de los guías, para que el impacto que generes en las comunidades sea muy constructivo y te puedas llevar a casa el mejor de los recuerdos.