Apenas hagas dos pasos por las callecitas de Filandia, pases por debajo de sus balcones de madera de colores vivos y veas las cestas de flores frescas que los adornan, entenderás por qué la ciudad es considerada una de las más atractivas de los Andes colombianos del oeste.

Filandia se sitúa en la cima de una colina que ofrece vistas panorámicas de algunos de los paisajes más magníficos del eje cafetero. Además, reúne una encantadora arquitectura tradicional, una naturaleza exuberante y una rica cultura cafetera en un solo lugar, que encima es muy fácil de visitar.

Durante mucho tiempo, Filandia quedó eclipsada por su vecino más famoso, Salento, pero en la actualidad, se ha ganado dignamente su popularidad y es una parada obligatoria sin importar tu itinerario por el país cafetero.

El pueblo engloba la esencia del Paisaje Cultural Cafetero a la perfección y es una introducción ideal a los personajes, la arquitectura y tradiciones de la más dinámica de las regiones. En él, encontrarás una elegante plaza, estacionamiento asegurado de la colección de jeeps clásicos que abundan en la ciudad y que la pintan con todos los colores del arco iris. También atestiguarás el momento en el que los amigables agricultores descienden al pueblo para vender su fragante y fresca cosecha.

Exquisita Bandeja Paisa de Filandia
Crédito: Cortesía Sebastián Sanint

Vistas y experiencias

Mirador Colina Iluminada

Debido a que la ciudad se para en lo alto de una colina, entre dos cadenas montañosas impresionantes, desde muchos lugares de Filandia se aprecian unas vistas que te quitarán el aliento. Sin embargo, ninguna logra quitarle el primer puesto a las del mirador Colina Iluminada, que queda en las afueras de la ciudad. Con un diseño distintivo en forma de corona, la estructura de madera tiene 27 metros de altura y cuenta con varias plataformas de observación. Desde ellas, podrás vislumbrar la mayoría de los pueblos de la región, así como los espectaculares picos de los Andes colombianos del oeste.

Parque Regional Natural Barbas Bremen

Este espacio protegido se encarga de salvaguardar vastas áreas de naturaleza prístina al norte y este de Filandia, entre ellas, las 790 hectáreas de densa selva tropical andina que revisten el Cañón del río Barbas. La reserva natural es un "must", tanto para los excursionistas como para los amantes de las aves. Una de las principales razones por la que la reserva recibe tantos visitantes es porque brinda la posibilidad de ver y escuchar a los monos aulladores en su hábitat natural, pero el bosque también alberga perezosos, agutíes y una impactante variedad de aves, incluida la endémica pava caucana. Varios senderos osan atravesar la reserva, por eso, se recomienda contratar a un guía experto en la ciudad para que te indique por dónde ir y te señale los mejores lugares para observar la vida silvestre.

Ten en cuenta que el río Barbas es propenso a las inundaciones repentinas, por lo que se recomienda no atravesar el cañón si llueve.

Cultivo de Café en Filandia
Crédito: Cortesía Sebastián Sanint

Centro de interpretación "del Bejuco al Canasto"

Filandia es famosa por sus hábiles tejedores, que se encomiendan a la tortuosa tarea de convertir fibras vegetales nativas en maravillosas canastas y adornos. Originalmente, el arte surgió de la necesidad de crear recipientes livianos y duraderos que los recolectores de café pudieran usar para almacenar la cosecha mientras estaban en el campo. Hoy en día, los tejedores dieron rienda suelta a la creatividad y elaboran piezas de todas las formas y tamaños, y los visitantes pueden verlos en acción y explorar sus productos en este pequeño e interesante museo y tienda de regalos. El arte es tan central para Filandia que cada agosto se celebran las Fiestas del Canasto, donde los balcones de todo el pueblo se visten de gala con canastas finamente elaboradas. Durante el festival, encontrarás a muchos maestros tejedores impartiendo talleres y legando sus conocimientos a la posteridad.

Detalles prácticos

Alojamiento

Las calles que rodean la plaza principal de Filandia están llenas de hoteles y casas de huéspedes de gama media, mientras que, en las zonas rurales de la ciudad, podrás optar por varios alojamientos boutique. Si no deseas pasar la noche en Filandia, este pueblo está lo suficientemente cerca como para visitarlo en un viaje en el día desde Armenia, Pereira o Salento, donde encontrarás un abanico muy amplio de hospedajes.

Llegada

El aeropuerto más cercano a Filandia es el de Pereira, que fue renovado hace poco y queda a menos de una hora de distancia. Cuenta con vuelos directos a destinos de todo el país, además de servicios a Panamá y Miami. En las cercanías, también hallarás el aeropuerto El Edén de Armenia, aunque ofrece menos destinos.

Si decides ir en auto, Filandia se encuentra sobre un desvío de la carretera principal Pereira-Armenia, a unos 45 minutos de Pereira y 40 de Armenia.

Consejo útil

Durante la semana, cuando la ciudad está tranquila, los restaurantes en Filandia cierran muy temprano; planifica con antelación para no quedarte con hambre.

Fotografías de nuestros visitantes
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jill & sa tribu (@raised_on_the_road) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de José Danilo Jojoa Ríos (@jose.danilo.j.r) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Colombia Travel (@colombia.travel) el