Luego de un viaje por tierra de veinte kilómetros hacia el sur desde Neiva se llega a Rivera, un municipio reconocido por sus aguas termales no azufradas. Allí hay sitios donde los visitantes pueden relajarse en piscinas en las que el agua brota del fondo arenoso. Hay tres zonas para los visitantes: una de 42 ºC, una de 36 ºC y otra de 33 ºC.