1

En Taganga, un pueblo de pescadores situado a quince minutos al norte de Santa Marta en una bahía rodeada de montañas, los viajeros pueden aprender a bucear en varios centros certificados. Aquí se consiguen hoteles y restaurantes de comida típica, y por las tardes es posible observar unas puestas de sol conmovedoras sobre el mar.