Luego de un viaje de media hora hacia el norte de Socorro se llega a San Gil, un municipio donde se puede practicar rafting en el río Fonce. Esta sensación de libertad y al estar en contacto con la naturaleza la enriquecen los paisajes que desfilan a ambos lados del río, mientras las balsas de caucho llenas de turistas son arrastradas por la corriente.