Buenaventura es actualmente uno de los destinos turísticos más importantes de la región pacífico, para quien desea realizar actividades ecológicas, se encuentra a dos horas y treinta minutos de Cali, vía terrestre. La gran riqueza medioambiental está enmarcada en una ciudad, cuyo principal atractivo era únicamente económico, pues allí se encuentra ubicado el principal puerto marítimo del país.  

Sin embargo, la ciudad cuenta con una ubicación privilegiada que la hace un lugar cada vez más apreciado por turistas de múltiples países. Tiene una amplia biodiversidad, producto de la fusión única de la selva húmeda tropical -con sus hermosos ríos y cascadas- y sus playas que dan acceso al mar de aguas de color verde esmeralda. 
 

Malecón de Buenaventura
Foto: Oswaldo Páez- El País


Planes en Buenaventura

El eje de la ciudad es el Muelle Turístico, desde donde es posible iniciar algunas de las actividades más importantes. Pero, además, es una construcción que bien vale la pena conocer; pues cuenta con una curiosa y única estructura flotante de 240 metros de largo por cinco de ancho; con seis muelles. 

A una hora en lancha desde el muelle se llega a Bahía Málaga. Y, no solo el destino es imperdible, sino la belleza de los parajes que se divisan en esta travesía. 

El Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga es una de las zonas con mayor biodiversidad del planeta, y desde 2010, es una área marina protegida, que permite la conservación de especies en un territorio de 47 mil hectáreas.
 

Bahía Málaga
Foto: Luis Alejandro Cabuya


Este sitio alberga una gran diversidad de especies de fauna y flora continental y marina. Es considerado como uno de los “Hot Spots”, o epicentros de la conservación de la naturaleza a nivel mundial.  

El atractivo más importante del parque es la llegada -cada año entre julio y octubre- de más de quinientas ballenas yubarta para la cría de sus ballenatos. La temperatura del agua en esta época del año, cercana a los 28 grados centígrados, es la razón de la migración de más de ocho mil kilómetros, desde la Antártida y la Patagonia chilena. 

Su avistamiento puede realizarse desde las ocho de la mañana a las cuatro de la tarde, embarcándose en lanchas contratadas a operadores autorizados (estos horarios dependen de la marea).

Una vez allí, no deje de visitar también la Cascada La Sierpe -de 65 metros de altura- que es solo una de las tres caídas de agua en la zona; pero es la preferida por los fotógrafos por su tamaño y belleza.
 

Cascada La Sierpe
Foto: ProColombia


Juanchaco y Ladrilleros se han consolidado como destinos obligatorios para quienes van a Bahía Málaga. Las playas de Ladrilleros son las mejores de la región, por su extensión y las gigantescas olas que la bañan. Cuenta, además, con el “mirador de las ballenas”, donde puede observarse su llegada, y adicionalmente ver las hermosas puestas de sol.

Al frente de Juanchaco se encuentra Isla Palma, de relevancia ecológica, al ser un santuario para el avistamiento de aves, especialmente entre los meses de octubre y febrero. 

Otras playas como San Juan, La Bocana, Piangüita, Chucheros, son atractivos lugares donde puede combinarse el descanso y la integración con las actividades culturales y ecológicas de la región. Otras actividades que se pueden disfrutar son recorridos por esteros y manglares y rutas en kayak.  
 

Conoce Juanchaco y Visita los Ladrilleros
Foto: ProColombia


Un paraje imperdible para quienes emprender turismo de aventura es la Reserva Forestal Protectora de los ríos Escalerete y San Cipriano. Para llegar, existe un medio de transporte singular: las conocidas “brujitas”, que son unos vehículos artesanales que avanzan sobre las viejas líneas del tren. Después de poco más de cuarenta y cinco minutos, es posible disfrutar de los diversos pozos y cascadas de agua dulce. Allí, te recomendamos recorrer los ríos con la ayuda de un neumático, mientras se realiza la observación de la riqueza de fauna y flora que alberga.

La Gastronomía en Buenaventura 

La UNESCO designó en octubre de 2017 a Buenaventura como Ciudad Creativa por su gastronomía. Es un reconocimiento a la tradición culinaria de la región pacífica y a la totalidad de su patrimonio cultural. 

Esta fecha supuso, igualmente, un punto de partida para la articulación y profesionalización de los diversos actores de esta cadena, que involucra a los cocineros tradicionales, y a quienes intervienen en los procesos de agricultura, pesca y caza. 

Gastronomía en Buenaventura
Foto: www.ssanint.com

La comida de mar, por supuesto, es la base de la gastronomía local, que típicamente se funde con el coco, dando como resultado platillos apetecidos por los turistas, en forma de ceviches, arroces, y caldos, principalmente. Estos platos se pueden encontrar en la Plaza de Mercado principal de la ciudad, en la Escuela Taller o en los diferentes restaurantes que hay por la calle que bordea la bahía o el muelle.

Quienes visitan la ciudad y sus zonas aledañas no solo van en busca de sus platos tradicionales, sino del famoso “viche”, un licor a base de caña de azúcar, uno de los cultivos más extendidos en el Valle del Cauca. A esta bebida se le atribuyen, además, propiedades curativas y religiosas. Imperdible realizar una cata de bebidas típicas del Pacifico.

Es imposible desligar las actividades turísticas y gastronómicas, de la música local. El instrumento principal es la marimba, que acompañada de los cantos tradicionales del Pacífico sur colombiano, han sido reconocidos como Patrimonios Culturales Inmateriales de la Humanidad por la UNESCO.

La alegría y calidez de su gente complementa, definitivamente, este panorama; donde la ciudad está convirtiéndose en el punto de partida para el conocimiento y disfrute de su cultura.

Fotografías de nuestros visitantes
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ♠️ (@charliekjr) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Srita Sunset (@srita.sunset) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Juanes (@juanes3h) el