A la Reserva protectora de los ríos Escalerete y San Cipriano se llega en ‘moto brujitas’, unos vehículos pequeños que avanzan sobre el ferrocarril. Ese es el primer atractivo que encuentran quienes viajan a este sitio de 8.564 ha, ubicado a unos 40 minutos de Buenaventura. Allí los turistas se pueden bañar en nueve pozos de agua dulce, hospedarse en cabañas y probar platos típicos de la región.

Fotografías de nuestros visitantes
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Moto nomadict (@motonomadict) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jesus Albeiro Botina Jansasoy (@jess_botja) el