La conexión con la naturaleza, delicias gastronómicas como la ternera a la llanera y la amabilidad de la gente hacen que los Llanos sea un destino perfecto para descubrir la sabrsura de Colombia.

Siempre es una buena excusa, para salir de la rutina, subir al cielo y aterrizar en destino lleno de magia. Aunque viajar durante todo el año alegra la vida, hacerlo entre julio y noviembre es el momento ideal para visitar el Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena. A este destino se puede llegar desde Villavicencio y Bogotá. El parque, de 630.000 hectáreas, alberga uno de los tesoros más impactantes del mundo: el de Caño Cristales, cuyas aguas cristalinas adquieren los colores del arcoíris gracias a unas plantas acuáticas llamadas macarenias.