Un buen lugar al aire libre para apreciar esculturas del artista antioqueño Fernando Botero es la plaza que lleva su apellido, en el centro de Medellín. Allí, en un área de 7.500 m2, se exhiben 23 trabajos del artista y funcionan dos fuentes de agua hechas por el maestro. En la plaza se observan obras famosas como ‘La mano’, ‘Hombre y caballo’ y ‘Eva’.