Con gran éxito, se celebró en Medellín la Asamblea General de la Organización Mundial de Turismo 2015

El reconocimiento que recibió Medellín como la ciudad más innovadora del mundo por parte del periódico estadounidense The Wall Street Journal fue más que corroborado cuando, en el 2015, la capital antioqueña fue designada como sede de la XXI Asamblea General de la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Este evento, que se realiza cada dos años, es el encuentro internacional más importante de la industria del turismo, pues reúne a las más destacadas personalidades del sector para trazar políticas a nivel global.

Esta fue la segunda ocasión en que una ciudad colombiana era elegida sede del evento, pues ya había sido acogido por Cartagena de Indias en el 2007.

En su XXI edición, el evento, que se llevó a cabo del 11 al 17 de septiembre de 2015 en el centro de convenciones Plaza Mayor de Medellín, fue organizado por Procolombia, y contó con la presencia de más de 800 delegados de 150 países que deliberaron en torno al tema central de la Asamblea: “La contribución del turismo al desarrollo incluyente y la transformación social”, según informó el Fondo Nacional de Turismo (Fontur).

La agenda fue de primer nivel, pues incluyó eventos académicos, foros, reuniones, muestras gastronómicas y hasta una plantación colectiva de árboles.

De esta programación participaron, según estimaciones del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, cerca de 3.000 visitantes entre expertos, empresarios, estudiantes, académicos, analistas del sector y periodistas nacionales e internacionales.

La Asamblea, que concluyó con la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMT, fue todo un éxito en términos de organización. Era algo que ya se anticipaba, pues, según el diario El Colombiano, durante las tres visitas previas realizadas por delegados de la OMT, Medellín demostró contar con toda la logística necesaria para celebrar un evento de tal magnitud.

Y es que la ciudad puso sus mejores recursos al servicio del evento. De hecho, la capital paisa conformó una oferta hotelera con más de 40 establecimientos y puso a disposición de los asistentes el amplio y moderno centro de eventos Plaza Mayor, destacó el diario El Tiempo.

Igualmente, el Metro de Medellín se sumó a la Asamblea General de la OMT, al vincularse como el transporte oficial del evento. Para todos los asistentes, el sistema ofreció dos recorridos guiados por día que partían de Plaza Mayor y que contaban con traductor. Además, para que pudieran desplazarse fácilmente por el Valle de Aburrá a sitios turísticos, el Metro les obsequió a los delegados una tarjeta cívica con viajes, resalta El Colombiano.

Este gran evento brindó una oportunidad de oro que Medellín no desaprovechó para mostrar su crecimiento, su innovación y su enorme potencial.

Además, la Asamblea General de la OMT estimuló el turismo nacional e internacional en la ciudad, lo que ya constituía una tendencia en el país, pues para entonces el sector presentaba un crecimiento sostenido del 12,7%, lo que ubica al turismo como el segundo principal generador de ingresos del país, por encima del carbón, el café, las flores y el banano, según señala Procolombia en su página web.

Así pues, el evento confirmó a Colombia como destino de interés turístico global, gracias a la gran diversidad de sus riquezas naturales y culturales, y a su sobresaliente infraestructura para recibir todo tipo de eventos.