Amalfi, un pueblo tradicional del nororiente antioqueño, es un sitio apacible en el que dos monumentos recuerdan al famoso tigre que a finales de la década de 1940 fue cazado luego de haber devorado gran cantidad de reses en la región. En Amalfi también se le sigue la huella a la santa madre Laura Montoya Upegui, que hizo la primera comunión en esta población.