Si eres de las personas inquietas que durante noches interminables has soñado en trascender de alguna manera el tiempo y el espacio; si alguna vez te has imaginado cómo sería la vida de las poblaciones coloniales y de qué color serían sus calles al atardecer, los colombianos te hemos reservado esta joya escondida que hace posible la respuesta a tus pensamientos: Mompox.

Protegida por los brazos del Río Magdalena y como suspendida en el tiempo, la Isla Margarita es el territorio donde se encuentra nuestra población colonial fundada en 1537.

En este mágico lugar que tantas veces inspiró a nuestro Premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez, y a tantos directores de cine y televisión, la historia y el tiempo parecen detenidos. Por este motivo y por muchos otros que te vamos a contar, la UNESCO le ha decretado Distrito Especial, Turístico, Histórico y Cultural de Santa Cruz de Mompox.

Patrimonio de la Humanidad desde 1995, por su belleza y valor cultural, y situado en el departamento de Bolívar, Mompox se encuentra a 248 kilómetros de Cartagena de Indias. “La tierra de Dios”, como le llamamos cariñosamente, fue la primera población del Virreinato del Nuevo Reino de Granada en independizarse absolutamente de España. 

Su nombre proviene de la lengua indígena malibú, del hombre que fuera Cacique antes de la conquista, “Mompoj”, y ya desde el siglo XVIII se le llama Mompox o Mompós en los documentos oficiales del país.

Podrás acceder a ella por vía terrestre, fluvial, o por vía aérea. Este lugar mágico, donde la realidad y la ficción se tientan la una a la otra constantemente, está protegido de los males del tiempo presente, y ofrece numerosos espacios para recorrer y compartir. 

Esta población de arquitectura colonial andaluza, que se levanta sobre calles empedradas, enamora a sus visitantes con la calidez de su gente y de su clima, que oscila entre los 24 y 33ºC. El romanticismo fluye por sus calles enredado en las brisas del río que refrescan el lugar. La belleza de las fachadas coloridas de sus construcciones y de los arcos hechos para resistir las inclemencias del clima, se enaltece con la naturaleza exuberante que enmarca magistralmente a este territorio. 

Entre los lugares atractivos para reconocer la belleza arquitectónica de Mompox, se encuentran seis Iglesias. Sobresalen por la visita constante de turistas y expertos, tres lugares asombrosos. En primer lugar, La Iglesia de Santa Bárbara y su famosa torre barroca ampliamente fotografiada y construida en 1630. En segundo lugar, La Iglesia y Convento de San Francisco, construidos en 1580 que nos hablan de una ciudad cuna de vocaciones en aquella época. Y, en tercer lugar, La Catedral de Mompox o Iglesia de la Inmaculada Concepción, de estilo semi-romántico, que fue construida en 1839 sobre la original realizada por Pedro de Heredia en 1541.

Otro lugar imperdible en esta ciudad colonial es el Museo de Arte Religioso que guarda por iniciativa de los lugareños los tesoros que por tradición entre todos protegieron. 

El Cementerio Municipal de Mompox es también lugar turístico relevante, debido a su inigualable y blanca belleza. Guarda la historia sobre la vida de los personajes que en él descansan y una serie de monumentos majestuosos alrededor de los cuales el miércoles de Semana Santa se realiza la elegante “Serenata a los muertos” por parte de los momposinos. Caminarás por el precioso parque que antecede a la entrada, y te maravillarás con la cantidad de gatos que juegan sin cesar en el cementerio. Podrás observar especies de aves típicas de la región, como el pájaro carpintero y el gavilán pollero, que arrullan al sitio con sus cantos envolviéndolo en una atmósfera de paz y reflexión.

Y para caminar o montar en bicicleta, no puedes dejar de visitar la calle de la Albarrada, llamada así porque se construyó como muro de contención para las crecientes del río.

El hospital San Juan de Dios fundado en 1550 es también un lugar para apreciar, pues se considera el hospital más antiguo de América. El Palacio Municipal o Claustro de San Carlos tiene un encanto muy especial pues fue construido en 1600 y se erigió como colegio y luego como un convento. Las Casonas como la Casa de los Apóstoles, la Casa de los Portales de la Marquesa y la Casa del Ayuntamiento tienen un valor incalculable pues en ellas se guardan tesoros artísticos y momentos históricos definitivos como la realización del Acta de Independencia en 1810.

En medio de este ambiente colonial tan nutrido, entre plazas y parques, el Festival de Jazz de Mompox se ha convertido en un atractivo turístico que, en el mes de septiembre, recibe a las más representativas personalidades de la música. Este festival enriquece el paisaje y la cultura, pues se ha convertido en el escenario donde el jazz latino se conjuga con muchos otros ritmos caribeños.  El Festival de Cine Independiente que se realiza en diciembre y el Festival de Música Sacra de Mompox en abril, también son muy atractivos para los viajeros.

La Semana Santa en Mompox es una tradición que se mantiene a través de los siglos. Al mejor estilo sevillano en su forma y estética, la semana empieza el Domingo de Ramos y el Miércoles Santo se celebra una marcha llena de velas y flores en la que se rinde homenaje a los difuntos. En los días Santos se llevan a cabo procesiones tradicionales en las noches que acompañan a la Liturgia de los días santos.

Y para cerrar la visita a este destino maravilloso, La Ciénaga de Pijiño, es una zona de 1.350 hectáreas, alimentada por el agua del Río Magdalena en la que podrás realizar recorridos fluviales aproximadamente de dos horas, que te permitirán el avistamiento de veinte especies de aves y conocer algunas especies de reptiles como el famoso caimán babilla y la iguana. Podrás disfrutar de un ecosistema único de humedal de una gran riqueza y diversidad tanto en flora como en fauna. 

Situada privilegiadamente para el comercio entre Cartagena de Indias y el interior del país, en Mompox se guardaba el oro y la plata propiedad de los españoles, por este motivo se empezó a trabajar desde entonces, el arte de la filigrana, técnica orfebre que consiste en el tejido de hilos de oro y plata en la joyería. Hoy en día y como fruto de las creaciones de los artistas más renombrados en esta materia, nuestra joyería momposina es muy apetecida en las grandes ciudades de la moda como Paris, Milán y Nueva York.  

Podrás llevar a casa las famosas artesanías momposinas que constan principalmente de instrumentos de barro para usar en la cocina y adornos de vidrio.  Los dulces, jaleas y confituras también harán la delicia de tu viaje a Mompox.

Fotografías de nuestros visitantes
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de LA Drones (@la.drones) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Viajes De Pueblo En Pueblo (@depuebloenpueblo) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Marca Colombia (@marcapaiscolombia) el