Un importante monumento precolombino de los indios pubenenses en Popayán es el Morro de Tulcán. Se trata de una pirámide truncada construida entre los años 500 y 1.600 a.C., período que se conoce como “de las sociedades cacicales tardías”. En 1937 se instaló en la cima del morro una estatua ecuestre en homenaje al conquistador Sebastián de Belalcázar, fundador de la ciudad.