Para descansar en unas de las playas más tranquilas de Colombia es necesario viajar desde Riohacha hacia el norte por tierra durante unas tres horas hasta el Cabo de La Vela. En este sitio, al que llegó en 1499 el capitán Alonso de Ojeda, los viajeros encuentran posadas turísticas –varias hechas con bahareque y yotojoro (el corazón del cactus)– y pueden practicar deportes como kitesurf y windsurf.

No te pierdas el Festival de la Cultura Wayúu, donde podrás conocer más sobre sus costumbres y mágicos asentamientos.

 

Fotografías de nuestros visitantes
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alan por el Mundo (@alanxelmundo) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de MILTON 📷 GONZÁLEZ (@milton_photographics) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Davide Campagna (@davcampa) el