Cuenta la leyenda que en el río Magdalena habita un hombre que para espiar a las mujeres hermosas se transforma en caimán gracias a una pócima. Esta historia es el origen de las celebraciones que se llevan a cabo en Plato, 270 km al sur de Santa Marta: el Festival del Hombre Caimán. En este municipio también se pueden ver el Parque del Hombre Caimán y el monumento a esta leyenda.