Detrás del Castillo de San Felipe se encuentra una de las esculturas más queridas por los colombianos, la obra de bronce que representa un par de zapatos viejos dentro de los que es frecuente ver turistas tomarse fotos. La hizo el artista Héctor Lombana como un homenaje a Luis Carlos López, el poeta cartagenero que se hizo célebre por el soneto ‘A los zapatos viejos’.