Una pieza que marca la importancia del municipio a comienzos del siglo XX es la pila de bronce que se levanta en el Parque de Bolívar. Luego de ser fabricada en París, fue traída por partes a Colombia, entró en guacales por Barranquilla y viajó en bongos por el río Magdalena antes de llegar a Salamina a lomo de buey y mula. Su inauguración fue en 1900 y desde entonces es un símbolo de la región.