El Eje Ambiental o Paseo de la Avenida Jiménez de Quesada le ha dado un nuevo aire a Bogotá. Esta obra lleva el nombre del fundador de la ciudad, Gonzalo Jiménez de Quesada, y marca el límite norte del centro histórico. Aquí, desde donde se ve el cerro de Monserrate, se encuentran un espejo de agua, la Plazoleta del Rosario y una estación del sistema de transporte de buses TransMilenio, entre otras cosas.