El pulso aumenta con la emoción que se siente en Santander al practicar deportes de aventura. En San Gil, cerca de Girón, los viajeros pueden deslizarse en botes por las aguas del río Fonce. En ese municipio la oferta de este tipo de actividades es amplia: entre ellas están las cabalgatas, la espeleología (exploración de cuevas) y el torrentismo (descenso en rappel por cascadas).