Prados, bosques de eucalipto y una gran cantidad de pájaros hacen parte del paisaje del Parque de la Independencia, construido en 1910 para conmemorar el primer centenario de la Independencia. En este lugar se disfruta de caminatas agradables y se aprecia el Pabellón de la luz, una pieza de estilo neoclásico que tiene el sello del arquitecto italiano Pietro Cantini.